Despidiéndome de Buenos Aires

Sensación rara esta. Ya mañana a esta hora estaré en un avión rumbo a Venezuela de nuevo, y lamento tener que irme; quiero pensar que pronto volveré a esta hermosa e intensa ciudad. Mi impresión de ella, y sobre todo la que me llevo, esta vez, de quienes la viven, es distinta a la de mi viaje anterior. Claro, un momento distinto, otra intensidad, otras experiencias. Quizás en algún momento, escriba sobre ello.
Recorreré Corrientes hasta el Obelisco para la prometida foto a mi hijo Gustavo y de vuelta al hotel, algunos de los ritos que hemos construido en estos pocos días: el café con medialunas, la venida al Locutorio (donde estamos ahora: ellos acaban de llegar). Despues, una copa de vino, más tarde, y esperar a la salida de madrugada al aeropuerto.

“Chau, Buenos Aires”.
Esta foto, tomada al azar de google, representa más o menos la que tendré cuando me asome a la puerta del local y mire hacia el Obelisco:

Anuncios

Acerca de Juliana Boersner

Psicóloga Social, Máster en Estudios Literarios y en Bibliotecología y Ciencias de la Información. Docente universitaria, editora, librera. Fanática de las tecnologías de información y su impacto sobre los seres humanos, sus relaciones, su identidad. Humanista digital y analista del tema editorial con especial foco en futuro del libro y la edición.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s