Cuando el crimen es llevar brillo en los labios

… y las sonrisas se apagan y aparece el rictus de la impotencia y se sofocan las llamas del deseo, de la seducción, de la identidad, de la feminidad … pero apostamos a la rebelión, a la incornformidad, a la afirmación del cuerpo … Ojalá

Para que entiendan mejor, la foto que reproduzco (de Reuters a través de El País) dice: Policías femeninas exigen a una mujer que se quite el carmín de labios, lo cual hace aún más dramática la escena para mi.

Acerca de Juliana Boersner

Psicóloga Social, Máster en Estudios Literarios y en Bibliotecología y Ciencias de la Información. Docente universitaria, editora, librera. Fanática de las tecnologías de información y su impacto sobre los seres humanos, sus relaciones, su identidad. Humanista digital y analista del tema editorial con especial foco en futuro del libro y la edición.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cuando el crimen es llevar brillo en los labios

  1. dita dijo:

    hm. Me recuerda una escena de Persépolis. En una nota ligeramente optimista (pensando en que a pesar de lo lento quizás vamos hacia un mejor lugar) las policías son mujeres (lo cual hubiera sido inconcebible unas décadas atrás). Igual, qué ironía!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s