Un día como ayer…

.. algún tiempo atrás,  Alejandro Karpicius empezó a postear, y desde entonces no ha podido parar. Los caminos por los que lo ha llevado su incursión en la blogosfera lo conducen con frecuencia (asi como es él) a perderse del camino central (nunca ha sido Alejandro de los chicos que hacen caso) para explorar los laterales que, como todos sabemos, con frecuencia son mucho más interesantes que los principales.

¿Qué ha aprendido? (Porque ha aprendido, no vayan a pensar que pos andarse “por las ramas”, este chico no aprende). Él mismo nos lo cuenta:

Aprendí, o al menos creo por este momento eso, que para un blog pueden existir estrategias, tantas, como personas que los escriben. Pero dos cosas e intentado en estos años no perder de vista. Primero intentar escribir material propio más que reproducir lo de otros sitios. Se confunde a veces, cuando uno comienza este camino, escribir en un blog con ser periodista, o una especie de informador distribuido. Por esto lo segundo, mantener lo anterior con un sentido o lógica de publicación, esto es, escribir sobre ciertas cosas, no sobre todas las cosas que pasan, y con un sentido tal, que un artículo lleve al siguiente. Tal vez como los capítulos de un libro de temas diversos eterno.

Y creo que le ha faltado mucho por decir a Karpicius de todo lo que hace porque lo último es que se ha metido a Dj en Blip.fm con lo cual yo cada vez necesito menos de las radios “normales”. Lo que sí es cierto es que Ale tiene muy claro que se mueve siempre por terrenos retadores y le dice a sus maestros del pasado:

Seguramente esto lo lea algún que otro docente que supo estar enfrente escuchándome en algún curso, seguramente lo lean los que siempre leen, pero lo importante en este contexto, es estar, escribir sobre lo que me gusta, y mantener un rumbo relativamente, porque una de las tantas cosas lindas que tiene esto, es no saber bien que viene después.

En lo que a mi respecta, estoy muy contenta de haber encontrado a Karpi en el camino, de poder, de alguna manera, crecer juntos en diálogos infinitos, música trance y mates electrónicos y, como decimos por estos días, lo mejor está por venir. En los próximos días, desde Buenos Aires, seguro que les estaremos contando otras cosas nuevas. Él, ya sabemos, desde la mesopotamia argentina pero confío que podamos encontrarnos en algún punto. Gracias por soñar y por aparecer cada día con algo nuevo, Ale.

¡Felíz cumpleblog!

Anuncios

Acerca de Juliana Boersner

Psicóloga Social, Máster en Estudios Literarios y en Bibliotecología y Ciencias de la Información. Docente universitaria, editora, librera. Fanática de las tecnologías de información y su impacto sobre los seres humanos, sus relaciones, su identidad. Humanista digital y analista del tema editorial con especial foco en futuro del libro y la edición.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s